Lentos, ya lo decía,  como me son propios.  Con estruendo, con terror  y con cautela.

 Ahí estaba.

Oh, Dios…

Anuncios