marzo 2009


Patricio hace historietas, e inventa comics. Es su gran interés. Dice que cuando sea grande, si no puede ser súper héroe (superegüe..), quiere ser productor de cine. Que le gustaría viajar a Estados Unidos, más concretamente a Spriengfield (donde están los Simpson) y hacer películas, y que se hará millonario con ellas.
No puedo lograr que haga actividades grupales. Todos mis intentos en los distintos clubes (plástica, arte, acrobacia en tela, etcétera) finalizan el primer día: o lo aburre la actividad, o genera conflicto con los demás chicos. (que por supuesto, se sorprenden de sus actitudes, de su manera de hablar,…entonces él se ofende, se enoja, se desubica,…y todo es una espiral que termina en que “perdón, nos vamos”)

Encontré ayer en un mail promocional que me mandaron, un Taller de Cine para Chicos, que empezaba hoy en un Centro Cultural llamado “La Urdimbre”.-
Le pregunté si le interesaba, y se mostró muy entusiasmado con ir. Casi diría…repentinamente OBSESIONADO con ir. Fascinado con ir.

“¡Haré mis películas!”–decía.

Hablé por Teléfono con una de las dos personas que lo organizan, le pedí información, le dije que tenía un chiquito de 9 años que quería ir. La profe con la que hablé me dijo llamarse Mercedes, y me pareció de un nivel de diálogo realmente muy interesante. Tuve una empatía inmediata con ella. Charlamos un rato largo. Me explicó en qué consistía el Taller, y se mostró muy auspiciosa.

Le dije que Patricio tiene Síndrome de Asperger, y más o menos en qué consiste, para evitar sorpresas (siempre lo hago con los profesores de estas actividades extras, para que no  me cuestionen después…) y ella, (que cuando empezamos a hablar me explicó que había trabajado mucho tiempo en Buenos Aires con diferentes grupos de chicos utilizando novedosas técnicas audiovisuales), me contestó:

–“¿Tenés un aspie? …¡Oh, qué hermoso!”

Me quedé estupefacta por su expresión. Una sorpresa lindísima para mis oídos, acostumbrada como estoy a la exclusión siempre.  Me dijo que había tenido dos chicos con ese diagnóstico en los grupos de Buenos Aires, que le parecían niños muy inteligentes y muy creativos. Que al principio eran un poco difíciles, pero había que buscarles la vuelta. Que le parecían: “extrañamente deliciosos”.

Bueno, motivada y agradecida por la actitud de esta profe y el mismo entusiasmo del nene, fuimos esta mañana. El Taller funciona los Säbados de 11 a 13 hs. Un horario perfecto. El Centro cultural “La Urdimbre” es un lugar muy lindo, aggiornado de manera rústica y cálida. Con mesas enormes para trabajar, dos proyectores en la sala de cine, lienzos de colores en las paredes. Un clima artístico que al nene subyugó apenas entramos.

Conocí a mi encantadora interlocutora de la noche anterior, una chica joven con aspecto bohemio y sonrisa franca, y también a su compañera, que tomaron de la mano a Patri y se lo llevaron adonde ya estaban los otros chicos y los elementos para empezar. Les dejé mi celular por cualquier inconveniente, y me fui, felíz de haber hallado ese sitio maravilloso para estimular a mi aspie con aquello que a él tanto le gusta y con gente tan abierta, tan formada y cariñosa.

A los 50 minutos exactamente me suena el celular. Mercedes, la profe, me dice: “Patri dice que está aburrido y que quiere irse”. Volé para allá, y cuando llegué, él estaba con ellas dos en la puerta de “La Urdimbre”. Me vió venir y me dijo:

“Mami, quiero irme porque estoy aburrido. No me gusta tener que aprender a filmar sombras y sombras y más sombras, yo vine a hacer mi película. No a trabajar, sino a divertirme”

“-Es que, Patricio–le dijo Mercedes, con mucha dulzura y conteniendo la risa por el tono solemne de Pato–si no aprendés las técnicas más sencillas, luego no vas a saber filmar tus historias. Hay que aprender primero lo básico…”

Lo siento, señora, pero me resulta muy aburrido lo básico. Demasiado. Prefiero irme. Tuve mucho gusto, discúlpeme… Usted también (dirigiéndose a la otra profe): mucho gusto ¿eh?, he tenido mucho gusto en conocerlas a las dos. Lo siento, pero no voy a volver. Es demasiado aburrido. Mucho gusto, mucho gusto y disculpen”

Cambié dos o tres palabras con las dos chicas, prometiendo que conversaríamos luego…ellas estaban absolutamente tentadas y desdramatizaron la situación con mucha simpatía…, y yo me fuí con mi aparato.

Me lo llevé flameándolo como una bandera. Subimos al auto. Antes de poner la llave para hacer contacto, le dije que teníamos que hablar. Me dí vuelta. Estaba sentadito atrás, con su pelo largo, su remera naranja y su cara de circunstancia. Gorrito también naranja con vicera al costado, era una preciosura absoluta. Pero a pesar de la imágen compradora de ese muñeco, mi desilusión no podía ser mayor.

Entonces le hablé, con un tono de profunda desazón, que era como me sentía:

-Patricio, estoy muy mal…¿por qué siempre pasa lo mismo? ¿Cuál es taaaanto el aburrimiento por todo? ¿No te parece que tiene razón la profe, cuando dice que si no aprendés lo básico, no vas a poder aprender lo demás? ¿Por qué no tenés paciencia, seguís las clases, hasta poder hacer lo que querés?

Me dijo:

Mami, es que es muy aburrido lo básico. Filmar sombras, y sombras, y más sombras…articular dibujos tontos… Yo pensé que era más COPADO esto, que yo llegaba y hacía mi película. Pero no. Y ahora vos te ponés triste y me criticás porque no quise quedarme. No es fácil mi vida, mami, mi vida es una tortura.

–¿Una tortura? ¿Tu vida…una tortura??

Sí, claramente, una tortura… Yo me esfuerzo, me esfuerzo en el colegio, en el comportamiento, hago mi propia película: “Escrita por: Patricio Peralta. Dirigida por: Patricio Peralta. Producida por: Patricio Peralta. Actuada por: ¡Patricio Peralta! Así es, mami. Todo yo. La película de mi vida, de mi vida dura. Y tengo que hacer historietas para la audiencia para proteger mi reputación y a veces estoy cansado…

–Bueno, está bien-le dije, para frenar ese discurso desordenado que le conozco y que lo saca del tema—-pero entonces, si no querés ir paso a paso aprendiendo lo básico primero, así nunca vas a poder ser productor de cine y millonario como vos querías, ¿no?

Pues…sí, me “hacía mucha ilusión”…mis películas son tan “monas”…pero cambiaré el proyecto. Si no puedo ser productor de cine, seré vendedor de electrónicos.  Ya sabés,   me gustan las computadoras, las consolas de video juegos…

—…..¿¿¿Vendedor de electrónicos…????

–Pues…sí. Lo acabo de pensar. Claramente, vendedor de electrónicos…ya no productor de cine y millonario… ¿Te parece mal, o acaso…mmm….(tocándose la barbilla como suele hacerlo tipo pensador de Rodín).

–¿Acaso qué?…

–¿Acaso…QUERIAS MI DINERO?




——————————————————“Aspergers: Uno cada 1300”

Mami, sabés, hoy a la salida de la escuela ví una niña…taan guapa, mami…comprando en el kiosko…

–¿¿Ah, sí?? ¿Linda, era? —

–Sí, mami, claramente..…tenía una ropa muy mona…y tenía un pelo…rubio y…así, COMO CASCADA.

—Ah…¿enrulado?

—Sí. Llovido.

–Pero….  si decís “llovido”…entonces era lacio. Así, como el mío…¿no?

—Sí, puede ser…pero ella…tenía claramente establecido un moño…

–¿”Establecido” un moño? ¿O sea, lo tenía atado? ¿En una cola?…

–Sí, pero ya te dije: como cascada. Claramente, sí. …Como una cola sujetada en recta, larga, manejada con el movimiento rotador de la cabeza. Caída derecha, como fleco, en cinta. Todo con ondas.

–A ver,  Patricio…¿en qué quedamos? ¿rulos, entonces? ¿Lacio o con rulos?…

–Más bien…olas. Olas medianas, serían…

–Ah…

–Pero no tantas. ¿Comprendés?

–Y..qué sé yo…mmmmm……digamos que sí…

–Bien. Claramente. Qué bueno. Yo cuando vos me contás cómo es de APARENTE algo que te gusta también TE CREO, mami.

————————————–“Cada 1300 personas nace un Asperger