enero 2009


De tenazas, de amenazas, de cristales…¡de frenazos!… de tijeras, de escaleras que se acaban por bajar.  Intolerable, incomprendido, sin sentido, como sables, como dos desconocidos, que al final llegó el final. Compartido, envenenado. Enloquecido.

Tanto, tanto, demasiado.

totem

“Dejalas partir. Afuera

la hora azul puso de noche al mundo

Y en la plaza del hombre se cardan las tareas

cotidianas, domésticas..

Se comentan los hechos…se retejen los usos

con que cerramos el día.

Dejalas partir porque

haya estrellas, o luna, o nubes, siempre habrá coro de gatos

con su canon de perros.

Y gente por la calle diciendo qué calor, si es verano,

qué frío si es invierno.


Dejalas, ya está….¿no lo ves?:

algunos escribimos.

Todos seguimos esperando.”



– — – — ——————–(Gracias, Horacio…siempre conmigo.)