Andá, dijeron por ahí,

rompele las alquimias a los melancólicos entregadores

que subastan al mundo las astillas de tu corazón.

Averiguá cuántas alas se han quebrado en el intento

casi suicida de roer la

cruzada monolítica

que nos circunda.

Anuncios