La teoría conspirativa tiene su lugar preferido siempre en el relato invariable del lego cuando tiene un conflicto judicial. Pero cuando el lego, además de tal, pertenece al abultado grupo de los excluídos, de los marginales, hay también un dialecto que acompaña, un idioma bizarro y avezado en tecnicismos mal empleados, pero dichos con soltura, hasta con cierta conmovedora candidez. Se trate de una cuestión penal o civil, la idea primaria es que contra él se está urdiendo una gran conjura, todo un grupo siniestro de enemigos con amigos “arriba”, orquestados para arruinarlo, y los motivos son siempre los mismos: o son viejas venganzas, o es por envidia. La envidia es un concepto que se agota en sí mismo, no necesita razones. Pero él también tiene amigos, dice. Tiene un amigo que es ordenanza, que conoce muchos jueces. Y que a su expediente lo va a “sacar”, porque también tiene un amigo que el abogado le dijo que en una semana, en-una-se-ma-na, se lo hace ganar, porque tiene un hijo que trabaja en la Casa de Gobierno y conoce muchos políticos. Entonces se lo hace ganar. No como le pasó al primo, que el abogado se le quedó con todo. Se quedó con la casa. Se quedó, se la quedó. ¿Y cómo hizo? Ah, no sé. Porque vió como dicen: hecha la ley, hecha la trampa. Se la dejó para él, con un papel trucho. Y todo por un juicio que le hicieron porque tenía un hijo con una que hacía la vida, y al hijo no lo quería poner a nombre de él.
Ahora el chico está a nombre de él, y le tiene que pasar la mantención, pero ella al nenito no se lo quiere mostrar. Ya tenía una denuncia, que le hizo la mujer actual por malos tratamientos. Le pegaba, y parece que ella iba todos los días a poner la denuncia. El se enteró porque le llegó el papel. Ella lo ensució, él la tenía re bien, sobrada de todo, sobrada de todo la tenía, pero se ve que el abogado se entongó con el abogado de ella. El le dijo al juez que le pegó pero porque estaba tomado y cuando se toma, no sabe lo que hace. Porque en realidad él la tenía re-bien, él es policía, creo que cabo primero, gana sueldazo y la madre. Sueldazo y la madre, así como se lo digo, Doctora, porque de sueldo tiene como cuatrocientos, y de las adicionales, como cien pesos más. Ah, y ella cobra el Plan, así que imagínese.-

Re bien.

Anuncios