A LOS CLIENTES:

” Además de la plata para los gastos, madrecita, necesito 1500 más para “ayudar” al Comisario de la Seccional para que a su hijo lo traten bien y lo pasen antes.”-(el Comisario era su amante de turno).

“Mire, acá todo es al contado, no me pida convenio en cuotas que yo no vivo en porciones”

“¿Recibo oficial, quiere? Ah, sí…pero le tengo que cargar el IVA” (el Iva es a cargo del profesional) .

“Bueno, lo tengo que dejar porque tengo una reunión urgente en Casa de Gobierno” (peluquería)

“¡¡¡Sariiiitaaaa……!!! Si me llama un tal González, decile que viajé a Capital porque me llamaron de “Nación”.

“¿Cuántos menores son? Y, medio difícil no pasar alimentos…lo que podemos hacer es poner todo lo que tiene a nombre de otra persona, que sea de su confianza. Y su ex mujer que se vaya a reclamar a los caminos”.

“Yo me le ofrezco de testaferro, sin compromiso”.

“Fírmeme acá, también…sí, está en blanco, pero después la Secretaria lo llena”

” Sí, hombre, es cierto que me pagó los honorarios, pero le falta el 45 % de aportes ” ( realidad es el 13, y estaba incluído).

“Y bueno, que se le va a hacer, déjeme el televisor en parte de pago…claro que lo lamento por sus cuatro chicos, pero por otro lado también les viene bien para incrementarles la lectura”

“¡Y cómo por qué el porcentaje, cómo por qué….!! ¿Y el gasto de estacionamiento que yo tuve para acompañarlo a cobrar? ¿ Y mi supervisión? Tampoco lo podía dejar ir solo. . .”

“¡Cómo que qué hice! ¡Me disfracé de payaso, eso hice! ¿Ud. no sabe que si no hubiese sido POR MI no le pagaban el subsidio?

“¿A quién me dice que fue a ver antes de venir acá? ¿Al Dr…..? ¡Pero ese es un delincuente….!

A OTRO COLEGA:

“Mire, Dr., entre bomberos no nos vamos a andar pisando la manguera”

“¿Y qué me discute? ¿Qué me estoy dibujando los honorarios? Pero eso es como que discutamos el sexo de los angelitos…”

“Ud. dígame cuánto quiere y arreglamos nosotros. Después vemos lo que les decimos”.

“Dr., Dr. . . . ¿de qué ética me habla? Ni Ud. es Juan Pablo II, ni yo soy la Madre Teresa de Calcuta”.

“Yo no tengo la culpa de que sea una viejita, se le remata la casa y se terminó.”

A MI :

“Si es por tus remilgues, nos quedamos siempre mirando la fiambrera”.

“Ay, no me hablés en difícil, si total va a ir en cana lo mismo”.

“Ya sé que le cobré anticipado, pero vos haceme el escrito, aunque no estés en el Poder después repartimos el anticipo”.

“Ya sé que era un cliente tuyo, pero yo lo atendí porque pensé que vos estabas demasiado ocupada.
Después te iba a avisar. “

“Silvita, vino el plomero por un problemita en el baño…cobró 250 pesos…a la factura después te la doy”.

“Este mes, de luz hay 500 pesos…¿la factura? Después le digo a Sara que te la dé”.

“Ah, sí, Fernández . . .vino a pagar pero no estabas. Después te doy”.

“El tema de Ludueña…sí, ya sé, no, no fuí a ver el expediente…pero es una cuota alimentaria, qué le va a pasar al chico, no seas exagerada. Que espere un mes más, no se va a morir. Te prometo que después voy”

“Mirá, esa mujer te está mintiendo…a mí no me pagó.

Cómo va a decir que le quedé debiendo el recibo, si yo nunca dejo nada para después”.

Cuatro meses de sociedad. Siempre lo digo: soy una mujer de finales lentos.